Un Nuevo Ciclo para Renovar la Identidad

Punta Chueca
Daniel Comito Molina

Como cada año en las comunidades de Punta Chueca y Desemboque durante la víspera del 30 de junio, dan inicio a las celebraciones de Año Nuevo para culminar la noche del primero de julio. Durante esos dos días de celebración las comunidades se llenan de cantos y danzas. El sol de verano y los nítidos cielos nocturnos son los que acompañan a los asistentes de esta icónica celebración de la Nación Comcaac. A principios del mes de junio las familias encargadas de organizar las cuatro fiestas, que ocurren en la comunidad de Punta Chueca, preparan todo lo relativo a la festividad como las estructuras de ocotillo y las costillas de cactáceas secas. Estas estructuras son decoradas con listones de color azul, blanco y rojo para denotar que una celebración está teniendo lugar ahí; además de ser los colores oficiales de la bandera de la Nación Comcaac.

alt

altDe todas las actividades que se llevan a cabo el primer día la más importante y significativa es la ceremonia de presentación de la bandera. La ceremonia es guiada por el presidente del consejo de ancianos, la guardia tradicional y por supuesto por el pueblo quienes participan junto con sus autoridades para rendir respeto. Se siente la emotividad y alegría al recordar los sacrificios y las tribulaciones que tuvo que pasar el pueblo Comcaac. La sangre, la pureza y el mar y el cielo es lo que representa la bandera al izarse delante de su pueblo.

Esta celebración no es solamente cultural, sino también lleva implícitos los cambios y la adaptación que tuvo para sobrevivir. La música es un ejemplo de estos cambios y adaptaciones. La música tradicional ha tenido una evolución drástica y es algo mucho más llamativo para los jóvenes de hoy. Recientemente en cada Año Nuevo un grupo local de rock que canta en la lengua, llamado Hamac Caziim se posiciona como un gran expositor de la cultura y del cambio por su propio bien.

¿Cuál es el efecto de todo esto? El pueblo se reafirma sobre sus raíces, sobre su identidad, sobre los pies que conquistaron al desierto. Ven con orgullo a sus hermanos que comparten el mismo deseo de perpetuar su identidad a través de la celebración de la venida de un nuevo ciclo. Desde el más grande al más pequeño abrazan su identidad portando la indumentaria tradicional acompañada de la pintura facial.

altAño con año esto se ha vuelto no sólo una tradición sino un momento en la vida de la comunidad en donde se enseña el valor de la esperanza, la importancia de la adaptación y sobre todo del tiempo que no sólo es pasado si no una gran lección en la memoria de la gente Comcaac.